Y el parto en casa fue posible

Hace exactamente un año, el 2 de mayo de 2012, manteniamos una reunión con la que fue la matrona en el parto de los mellizos. Acudiamos a hablar con ella para que valorara una vez más la posibilidad de asistir nuestro parto en casa. No fue una reunión muy larga, pero los instantes previos a tener su respuesta se hicieron eternos para nosotros.

Se hizo la luz en nuestro camino

Se hizo la luz en nuestro camino

La preparación del parto de los mellizos comenzó el día siguiente a tener la confirmación del embarazo. Desde ese mismo instante tuvimos claro, que queríamos un parto en casa. Como ya comenté en anteriores post, la doula con la que iniciamos este camino nos recomendó discrección, dejó muy claro que no cerraramos ninguna puerta y que nos teníamos que preparar para afrontar cualquier escenario, incluido el parto por cesárea. Tras la primera ecografía y recibir la noticia de que esperábamos mellizos, las posibilidades de encontrar una matrona que atendiera el parto en nuestro domicilio se redujeron mucho. Tanto que solamente una matrona estaba dispuesta a escucharnos.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Cuándo comienza el aprendizaje?

No recuerdo exactamente donde lo leí, ni como era exactamente la pregunta, pero se que ante la pregunta: “¿Cuándo comienzo a educar a mi hijo?” Carlos González respondió: “Nueve meses antes de nacer”. Siempre me pareció muy interesante esa cuestión, nuestro hijo o hijos ya lo son en el útero y comenzamos a influir en ellos desde ese instante; sobre todo la mamá, ya que no se trata tanto de una relación racional, sino hormonal, nutricional, sensorial…

El vídeo que inserto en esta entrada se hace precisamente esa pregunta: ¿Cuándo comienza el aprendizaje? y la respuesta es:

Antes de nacer. La escritora científica Annie Murphy Paul habla de una nueva investigación que demuestra lo mucho que aprendemos en el útero -desde la impronta de nuestra lengua nativa hasta los que pronto se convertirán en nuestros alimentos favoritos.

La conferenciante es Annie Murphy Paul y si te interesa lo que cuenta en el vídeo, seguro que te interesa su obra Origins: How the nine months before birth shape the rest of our lives donde ofrece una visión nueva del embarazo como plataforma fundamental para nuestra salud, la capacidad y el bienestar durante toda la vida. Y explica que el embarazo no es una espera de nueve meses, sino un período trascendental en sí mismo, base de la fuerza individual y el bienestar.

TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño) es una organización sin ánimo de lucro dedicada a las “Ideas dignas de difundir”.

Epidural: dejar solo al bebé

Durante la preparación al parto fuimos tomando decisiones respecto a como iba a ser el nacimiento de nuestros mellizos. En un primer momento dejamos abiertas todas las opciones y poco a poco íbamos afrontando cada tema con información lo más completa posible.

Cuando afrontamos la cuestión de la epidural teníamos claro que solo íbamos a tener que tomar una decisión en caso de que el parto tuviera lugar en hospital; pero como en ese momento aún no habíamos conseguido que una matrona aceptara asistir el parto de los mellizos en casa, dispusimos una charla con nuestra doula sobre el tema.

La postura inicial de mi pareja era de no hacer uso de la epidural, pero dejaba abierta la posibilidad de solicitarla. Mi punto de vista era que no iba a necesitarla, ya que en el parto de nuestra hija mayor la epidural casi no hizo efecto y las contracciones antes de la oxitocina sintética las había llevado muy bien.

Sigue leyendo

El miedo, la entrega y el amor

La implicación de los padres en la preparación del nacimiento de los hijos no puede reducirse a meros acompañantes, ni tan siquiera acompañantes activos, atentos y dedicados; por que no se trata de acompañar, que no es malo en sí mismo, sino de ser parte activa en la preparación del parto y trabajar aquellas cuestiones personales que como padres nos competen.

En mi caso, desde el mismo momento en que fuimos consientes del embarazo, embarazo de mellizos, comenzamos a preparar el parto. Como parte de esa preparación contactamos con una doula que nos acompañó durante todo este proceso y aún lo hace. Las actividades que realizamos fuero multidisciplinares: relajación, masaje, teatro, pintura, reflexión, música, etc. Todas con el fin de conectar a la mamá y al papá con los bebés, liberar a la mamá de miedos y limites de cara al parto y también los miedos del papá y establecer el compromiso de entrega total e incondicional a la mamá en el momento del parto.

Para mi como pareja fue complicado asumir la cesión total de decisión, el aceptar el sometimiento a su voluntad. Fue complicado, ya que lo estaba enfocando desde una perspectiva racional y el parto no funciona así. El parto no es un momento racional donde la mamá decide que nazcan sus bebés y a que ritmo. No, el parto tiene que ver con la hormonas, lo subconsciente, lo emocional… Y esa es la cesión que se espera del hombre, que no interfiera con lo racional, con el pensamiento… No fui capaz de eliminar esa barrera durante la preparación, pero desde que se inició el parto me dejé llevar por el amor que siento hacia mi pareja, luché contra lo racional y permití que los sentimiento hablaran. Esa fue la clave de mi participación en el parto deseado por la mamá de nuestros mellizos.