Y el parto en casa fue posible

Hace exactamente un año, el 2 de mayo de 2012, manteniamos una reunión con la que fue la matrona en el parto de los mellizos. Acudiamos a hablar con ella para que valorara una vez más la posibilidad de asistir nuestro parto en casa. No fue una reunión muy larga, pero los instantes previos a tener su respuesta se hicieron eternos para nosotros.

Se hizo la luz en nuestro camino

Se hizo la luz en nuestro camino

La preparación del parto de los mellizos comenzó el día siguiente a tener la confirmación del embarazo. Desde ese mismo instante tuvimos claro, que queríamos un parto en casa. Como ya comenté en anteriores post, la doula con la que iniciamos este camino nos recomendó discrección, dejó muy claro que no cerraramos ninguna puerta y que nos teníamos que preparar para afrontar cualquier escenario, incluido el parto por cesárea. Tras la primera ecografía y recibir la noticia de que esperábamos mellizos, las posibilidades de encontrar una matrona que atendiera el parto en nuestro domicilio se redujeron mucho. Tanto que solamente una matrona estaba dispuesta a escucharnos.

Sigue leyendo

¿Es este uno de “los siete mejores blogs de maternidad”?

Esta mañana recibo un aviso por Twitter de @nirosaniazul para que lea un post de Eroski Consumer que se titula Mamás blogueras: los siete mejores blogs de maternidad. Descubro, con sorpresa primero y mucha alegría después, que “Papá Digital” forma parte de una “selección de siete blogs de maternidad destacables, por su modo de enfocar los temas y por su especialización en algunas temáticas”.

Papá Digital. Aunque las madres son mayoría, cada vez más hombres se animan a compartir su experiencia en la aventura de ser padres con otros progenitores. Papá Digital es buen ejemplo de ello. Desde hace apenas un año, este padre de tres hijos comparte sus pensamientos y experiencia con otros padres y madres en la Red. Sus reflexivas entradas sobre la paternidad consciente son seguidas de forma periódica también por correo electrónico por cerca de 1.600 usuarios.


Destaca que los otros blogs incluidos en la lista son blogs que leo habitualmente y me parecen excelentes. Y aprovecho este post para felicitar a @entremadresblog, @lamamapediatra, @SomosMultiples y @Pilar_Mtnez: un besazo chicas y ahora tenemos una responsabilidad como bloggers aún mayor.

¿Tu qué opinas, es este uno de los siete mejores blogs? ¿Quién merece ese honor?

¿Cómo ser una mamá cruasán? No gracias

Cuando acepté la propuesta de Madresfera para participar en su Salita e lectura no sabía bien donde me estaba metiendo, hacer crítica de un libro supone leer con una visión crítica que no había experimentado hasta ahora, salvo con publicaciones técnica relacionadas con mi trabajo. Muy al límite del plazo que teniamos para publicar la reseña, incluso ligeramente superado, publico mi visión sobre este libro titulado “Cómo ser una mamá cruasá” y ya avanzo: nada recomendable.

Cómo ser una mamá cruasán
La autora, Pamela Druckerman, es una periodista norteamericana que relata como el hecho de residir en Francia, concretamente en París, le hace ver su embarazo y la crianza desde un punto de vista casi antagónico al planteamiento que se realiza en su país. Parte del convencimiento de que las madres norteamericanas optan por un parto y crianza natural y que en Francia esto está superado y se da a luz y se crian a los hijos mejor. Y esta afirmación ya es la primera que me llama la atención y me coloca en alerta: nos dice que los más de 300 millones de habitantes de Estados Unidos tienen una forma de crianza similar y que los más de 66 millones de franceses también crian a sus hijos bajo un mismo enfoque. Esta generalización es tan brutal que me hace dudar de ella. Reviste todo el relato de estudio científico, salpicado con citas y menciones de profesionales de todo tipo, pero en el fondo basa todo su conocimiento empírico en cómo prepararon el parto y cómo crian a a sus hijos sus amigas y conocidas en París; un conjunto uniforme de mujeres de clase media alta con residencia en París.

El libro va tratando en cada capítulo un tema. Cuando habla del parto pone como ejemplo una pareja donde ella, norteamericana, desea un parto sin violencia, bajo criterios de no intervención y él, francés, cree que su mujer está loca por no querer epidural y parir sin estar tumbada en una cama. Para rematarlo se aporta las palabras del ginecólogo que le explica que no vivimos en la jungla para sufrir en el parto y que ella va a parir tumbada y con las piernas en alto, por que así el está más comodo. Ufff… tuve que cerrar el libro y resistir la tentación de dejar de leer. Aporta datos estadísticos sobre el uso o no de la epidural en Francia: el 99% de los partos son con epidural y el 1% restante son americanas locas.

Así, capítulo a capítulo va tratando los temas propios en la crianza de los hijos y partiendo de sus ideas de crianza natural las desmonta y acaba haciendo apología de prácticas que personalmente me parecen odiosas. No voy a detallar cada uno de los capítulos, pero si quiero detenerme en el que dedica al sueño. La autora cuenta como las madres francesas le pregunta de forma muy habitual si su hijo ya duerme toda la noche; se lo preguntan ya desde el mes de vida. La autora se queda contrariada, por supuesto su bebé se despierta por la noche y lo atiende en cada despertar, porque “decubre” que el 100% de los bebés franceses (lo de las generalizaciones absurdas es una constante en todo el libro) duermen toda la noche desde muy temprana edad; indica que a los padres franceses hasta les parece que adquirir el hábito del sueño sin interrupciones a los cuatro meses es tarde. La autora cuenta que su error fue no darse cuenta de que el sueño sin interrupciones de los bebés es un proceso de aprendizaje y que los padres franceses lo tienen tan interiorizado que hasta se sorprenden de que sea así. Por supuesto niegan que se aplique ningún método estilo Ferber (método Estivill en España) y hasta les horroriza. La autora desvela el gran secreto del sueño de los niños franceses: La Pausa. Esta pausa consiste en dar un tiempo al bebé a que encuentre el sueño nuevamente por sí mismo antes de acudir corriendo a consolarlo. En teoría parece que no es descabellado y gran parte de ese capítulo se dedica a justificar científicamente la cuestión del sueño como aprendizaje, pero cuando entra al detalle sobre “La Pausa” se descubre que aún es más cruel que el método Ferber o Estivill; ya que según le cuentan a la autora ante el primer despertar se debe acudir a consolar al bebé, haciendo esa pausa antes de ir, ofrecerle consuelo con un chupete o algo así y después en los siguientes despertares ya no acudir más. Me quedé perplejo, en el libro se justifica diciendo que al acostar a un bebé y en ese primer y único consuelo se debe explicar al bebé que tiene que dormir toda la noche y que el bebé lo comprenderá. Soy partidario de verbalizar, pero este uso es una mera justificación para los padres. Las autora decide poner en práctica este método y cuenta que todo un éxito, que su bebé de meses desde ese día duerme toda la noche sin despertar. También cuenta que la primera noche lloró el bebé en su cuna un cuarto de hora hasta caer rendido y que la segunda fueron 7 minutos, pero después ya durmió bien. Ufff… ufff… y ufff… Ese bebé no “aprendió a dormir” aprendió a que su llamadas no son atendidas. Convendría hablar aquí del apego, del establecimiento del vínculo seguro.

No puedo recomendar el libro, de hecho pasa a mi lista negra.

[El blog invitado] mamá sin complejos

No es fácil estar al día respecto a los que se va publicando en los blogs sobre maternidad y paternidad. Esta sección pretende dar visibilidad a esos blog que habitualmente leo. Espero que este blog invitado sea de vuestro interés y lo sigáis porque siempre aporta artículos en los que podemos aprender algo.

El blog invitado es mamá sin complejos. Su autora, Belén, es una mamá psicóloga, ama de casa, estudiosa inquieta, trabajadora, cocinera… y como ella misma dice “una mujer con mil facetas, pero todas apuntan a un único punto, mi hijo”. Además la podéis seguir en Twitter como @mamasncomplejos, donde además de informar sobre las novedades en su blog, también dialoga sobre cuestiones que afectan a la crianza de nuestros hijos.

[El blog invitado] mamá sin complejos


La temática del blog gira en torno a la maternidad y la crianza. En palabras de la propia autora:

En este blog podréis leer mis reflexiones, las experiencias que la maternidad me brinda, cómo me reinvento cada día para poder estar a la altura de una imparable criatura, mi visión de la crianza, el apego, la educación ….. Pero además podréis encontrar información sobre lactancia, duelo perinatal o hidrocefalia (la enfermedad que tuvo mi hijo al nacer).

Además cuenta con una sección en la que papá sin complejos expone su punto de vista y es también muy interesante. Aunque es verdad que desde hace algún tiempo no publica nada y quiero aprovechar para animarle a que vuelva a publicar.

Escucha activa: las emociones primero

La comunicación con nuestros hijos es un asunto que debemos cuidar. Por ello es buena idea disponer de recursos y herramientas que faciliten la relación con ellos. Una de estas herramientas es la escucha activa: se trata de escuchar a los niños intentando comprender lo que nos dicen, lo que sienten.

Cuando un niño revela un problema o cuando manifiesta sus sentimientos es importante ser capaces de adoptar una actitud abierta y empática que facilite la comunicación y permita entender que está sintiendo. Es importante porque un niño que encuentra la ayuda adecuada para resolver los problemas y conflictos que le afectan encuentra equilibrio mental y confianza en sí mismo. Se evitan así frustraciones y conflictos que dañan el desarrollo normal.
Sigue leyendo

No convirtamos la infancia en un trastorno mental

Leyendo el post La infancia no es un trastorno mental en el blog Pediatría Basada en Pruebas de @Pediatria me entero de algunas posibles modificaciones que se presentarán con el DSM-V. Para los que no lo sepáis, el DSM es el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, que publica la Asociación Americana de Psiquiatría; y es el documento referencia en la clasificación de trastornos mentales y descripción diagnóstica.

Sigue leyendo

Curso “Web 2.0 para mamás y papás blogueros” (IV)

La gran mayoría de los papás y mamás blogueras deciden abrir una página para su blog en Facebook (yo también abrí una para Papá Digital) con la esperanza de viralizar sus contenidos en esa red social, pero se encuentran con la realidad de que tras su círculo más intimo de amigos y conocidos no llegan los miles de fans esperados. Así que para solventar esta cuestión deciden poner en marcha una de las más efectivas prácticas para atraer la atención de los usuarios: un concurso/sorteo en Facebook.

Curso “Web 2.0 para mamás y papás blogueros” IV

¿Conoces las normas de Facebook para concursos y sorteos?

Es una práctica habitual que cuando se quiere promocionar una página en Facebook se realice un concurso o sorteo que ayude a difundir los contenidos e incrementar el número de fans o adquirir contactos para una base de datos con vista a crear una campaña de e-mail marketing. Además es muy frecuente que ese concurso se realice directamente en el muro de la página y que sea requisito para participar dar al “Me Gusta”, pero que sea común no quiere decir que sea correcto.
Concursos en Facebook
Para una correcta gestión de un concurso en Facebook, por extensión en redes sociales, se deben tener en cuenta tres aspectos básicos:

  • Estrategia a desarrollar
  • Normativa de Facebook
  • Disposiciones legales

Sigue leyendo