Lactancia, colecho y sexo

Hace ya unas semanas que vengo planificando un artículo en el que hablar de este tema. Y aunque este blog se define por narrar mis propias experiencias, el pudor y mi deseo de no querer mostrar demasiado de algo tan personal hicieron que retrasara su publicación. Pero creo que es posible hablar de esta cuestión sin que mi intimidad y la de mi chica se vea sobreexpuesta.

piojos

Foto de meta viendo distribuida con licencia CC-BY-SA-2.0

Cuando haces una búsqueda en Google sobre lactancia y sexo ves que todas las entradas indéxadas se refieren a la lactancia, en relación con el sexo, como un período en el que la inhibición y el descenso de la líbido son lo normal. Eso sumado a los cambios producidos a nivel físico en el cuerpo de la mujer, al cansancio por falta de sueño y el esfuerzo que puede suponer la lactancia provoca que las relaciones sexuales tiendan a desaparecer.

No voy a entrar en cambios hormonales de la mujer, bajada de estrógenos y aumento de prolactina, por que ya están muy bien comentados en numerosas publicaciones. No es de eso de lo que quiero hablar, ya que creo que si las relaciones sexuales se resienten durante la lactancia no es exclusivamente achacable a la mujer, además de que cada mujer es única y no todas sienten de igual forma los cambios derivados de la lactancia. Me gustaría comentar el papel del hombre, la importancia de su actitud (también su aptitud) frente al sexo en particular y frente a las muestras de afecto y cariño en general. Además de que los hombres tenemos a nuestro favor un incremento de oxitocina, por lo que la predisposición al afecto tiene que ser mayor.

Tras el nacimiento de los mellizos decidimos que nuestra habitación se convertiría en la habitación de la familia. Pusimos en práctica el colecho con los recién nacidos, quisimos incluir a nuestra peque mayor y los fines de semana (algún otro también) en nuestra cama somos cinco. Evidentemente hemos realizado cambios en el dormitorio y ahora tenemos dos camas unidas y aún así el espacio escasea. El colecho genera un problema de logística a la hora de encontranos en cama y simplemente darnos un abrazo, un beso. Pero no es el fin del sexo, existen momentos en los que todos duermen a nuestro alredor y podemos abrazarnos, besarnos, acariciarnos, etc. Y además, existen más horas que las nocturnas para el sexo y más espacios que la cama.

A pesar de todo lo anterior, el principal escollo es la incapacidad para mostrar los sentimientos, la falta de sensibilidad, el no ser capaz de actuar con ternura cuando hace más falta. Eso si que termina con el sexo. Amo a mi chica, la quiero, estamos juntos desde hace muchos años y a pesar de eso sigo siendo un desastre con los sentimientos, con su expresión. La teoría la tengo muy clara: cuidar los detalles, entregarse, dar sin recibir, ser atento; pero, tengo que confesar, a la hora del día a día soy poco o nada detallista y ese es mi principal problema. Y como vivo en primera persona esta forma de ser, tengo muy claro que el sexo no se nutre sólo de hormonas, sino de muestras de afecto, de contacto, de erotismo. Amo a mi chica y tengo una deuda pendiente con ella. El punto final de este artículo es el momento de comenzar a mejorar.

Anuncios

26 pensamientos en “Lactancia, colecho y sexo

  1. Nosotros con el 1er bebe pasamos largo tiempo de “sequía sexual”, en el embarazo complicado de por si no tenía ganas xq lo pase muy mal y mi marido se sentía cohibido. Más tarde con el post parto complicado con una episotomia grande y después con la lactancia materna la cosa no mejoró y tardamos mucho en recuperar el ritmo normal, casi dos años. Esta vez en el embarazo ha sido distinto xq yo me sentía bien y con ganas pero mi socio seguía cohibido, aún así lo “engañe” alguna vez. Pero ahora, aún el bebe solo tiene un mes y estamos en cuarentena, no se cómo afrontaremos este tema.

  2. A mi marido le ocurre algo parecido, le cuesta mucho exteriorizar afecto con caricias o con besos, y rápidamente el sexo para él se convierte en lo que tradicionalmente entendemos por “sexo”. En cambio es un amor con sus gestos, con su actitud,… Supongo que tendrá que trabajarlo como tú dices, y lo más importante es lo mucho que nos queremos y las ganas de superar las dificultades.

  3. Muy bueno, e ha gustado mucho leer tu opinión al respecto… El tema del sexo después del parto es un tema complicado, ya no solo por lo que comentas de las hormonas sino porque quizás en esos momentos lo que necesitas es que te achuchen mucho más, un beso inesperado, un te quiero, un masaje cuando el bebé duerme… y eso en nuestro caso solía desembocar en lo que se asocia a las relaciones sexuales, coito, pero es verdad que en mi caso necesitaba de unos previos “emocionales” que quizás en otros momentos no hubieran sido necesarios. También eran buenos y le hacen sentir bien a mi pareja, quizás es en ese rato cuando más hablamos, nos mostramos, nos abrimos, después de estar todo el día corriendo y haciendo otras cosas. Y en cuanto al colecho, primero que cuando el bebé es muy pequeño no hay problema porque no se entera de nada y cuando nos empezó a dar cosa buscamos otros lugares de la casa, otros momentos…

    Cuando alguien pregunta y se lleva las manos a la cabeza de que la peque siga durmiendo con nosotros y que ahora con el bebé vamos a dormir los 4 juntos y nos pregunta “y vuestra intimidad? vuestros momentos intimos de pareja?” yo siempre contesto “no te preocupes por nuestra vida sexual, es plena y estamos encantados los dos :D”

    Un besazo

  4. “…Si la pareja no tiene deseo, compartir la cama sin niños no se lo va a devolver. Y si , por el contrario, la pareja disfruta de una vida sexual activa, rica y flexible (esta palabra es clave), el colecho no se lo va a quitar.
    El colecho es un placer, para quienes así lo eligen, no una obligación ni parte de un decálogo de pautas para una crianza feliz. Lo que no se hace con placer, no suele servir…” Olga Carmona http://www.bebesymas.com/ser-padres/el-deseo-sexual-solo-lo-mata-el-desamor-entrevista-a-la-psicologa-olga-carmona

    Estas en lo cierto cuando haces un diagnostico puramente emocional de nuestra realidad como hombres. Nada de lo que hagamos en crianza a nivel de conducta provocará un cambio de paradigma real si no volvemos a nuestro mundo emocional. Es urgente e imprescindible. En este tema un poco de conexión interna, nos llevaría hasta ellas, su mundo, su puerperio, su necesidad tras la maternidad. Y alli nos encontraremos.

    Estate atento…en los proximos meses habrá sorpresas para los papás que andan en esta busqueda. Me permito una reflexión final. No estas en deuda con ella, estás en deuda contigo. No podras dar lo que no tengas. Ese es el comienzo.

    Abrazos mil
    Alejandro

    • Gracias por tu análisis. Es verdad que el cambio de paradigma se producirá cuando trabajemos las emociones. Algunos hombre estamos ya en ese camino.
      Y, respecto a con quien estoy en deuda, claro que la deuda es conmigo, pero también con ella.

  5. ¡Uff! Es un tema complicado el que planteas hoy, además de muy personal. Nosotros aún no nos hemos visto en esa situación pero es cierto que muchas parejas temen el distanciamiento que pueda producirse entre ellos a raíz del nacimiento de los hijos: no encontrar tiempo para dedicarse, prestar atención sólo a las grandes responsabilidades y al recién nacido, dando por sentado que nuestra pareja es algo que ya hemos “ganado” y de la que no hay que preocuparse, etc. Es habitual que con tanto estrés las relaciones sexuales pasen a un segundo o tercer plano (sobre todo para las mujeres). Pero si ya eres capaz de darte cuenta de cuáles son tus defectos y virtudes en relación a este tema ¡ya tienes gran parte del camino recorrido para hallar la solución!

  6. Hola! Oportuna reflexión! Te conto un poco de mi experiencia: no es que antes de tener hijos no me gustara el sexo, pero después de tenerlos (sobretodo después del segundo) lo disfruto mucho más. He tenido 3 ninõs entre el 2006 y el 2010, y nuestra prioridad “familiar”, después de los hijos, es el sexo (que sólo tiene puntos positivos: te acerca a tu pareja, a la vida misma, y además es grátis y se puede hacer en casa…).
    No entiendo muy bien tu dicotomia sexo versus cariño/ternura; el buen sexo siempre implica atención al otro y centrarte en tu pareja, en su cuerpo, en su placer.
    Un consejo: sexo diurno. Lo disfrutas mucho más; puedes acerlo mientras duermen la siesta o mientras assisten a una película. Mis hijos, mientras dure la pelicula, ni se oyen.
    Lo del colecho permanente para mi resulta demasiado “invasivo” – pero si colecho con mis hijos si ellos lo necesitan. Pero tienen sus habitaciones y camas, y creo que es importante cultivar la idea de su proprio espacio, aún sin fundamentalismos.
    Tampoco soy una defensora “ultra” de la lactancia materna exclusiva y a demanda, muy de moda en determinados círculos, ciertamente por las mejores razones.
    Pero hay que assumirlo – a largo plazo, para mi seria una experiencia demasiado exigente y ni siquiera compatible con la necessidad de atención de mis otros hijos (tienen diferencia de 20 meses entre cada uno). He dado el pecho en exclusiva a mis bebés durante los primeros 2/3 meses, después hemos pasado a la lactancia mista y finalmente hemos terminado la lactancia (siempre antes de cumplirse en primer año de vida). La lactancia materna es una experiencia única y de las mejores que vivido, pero no puede tenerse todo: lactancia exclusiva y a demanda, tiempo para los demás hijos, tiempo para la pareja, tiempo para ti mismo (por mínimo que sea).

    • Claro que no se puede tener todo, pero no estoy de acuerdo contigo. Hay que establecer prioridades y para nosotros como pareja tenemos claro que nuestra relación emocional y sexual es importante y que de ella nacen y crecen nuestros hijos, además como queremos lo mejor para ellos asumimos sacrificios personales para establecer lactancia materna exclusiva y a demanda primero y lactancia materna a largo plazo después (nuestra peque mayor tomó pecho hasta los tres años). Esto no hace que no podamos dedicar tiempo a nuestros hijos, al contrario les dedicamos la mayor parte a ellos, pero también a nosotros como pareja y a nosotros mismos (aún salgo a hacer kilómetros con la bici y mi chica y yo formamos parte de un grupo de teatro aficionado). Creo que la clave está en priorizar.

    • Lo que describi fue mi experiencia personal y cómo lo vivi. No tuve ninguna intención de afirmar que los demás padres (o tú y tu pareja) que optan por la lactancia materna exclusiva y a demanda no dedicam tiempo suficiente a sus otros hijos o a su pareja! Simplemente, en mi caso ha sido así. Claro, y cada família tiene sus prioridades.
      Tampoco estoy en contra la lactancia materna exclusiva y a demanda: en teoría me parece la mejor opción, y será la prática de muchas famílias, pero no ha sido la mia.
      Para mi conciliar todo ha sido lo verdaderamente difícil: trabajo (en las 3 ocasiones me reincorporé a los 5 meses), lo(s) demá(s) niños, mi pareja, yo misma. Tenía una sensación permanente de no tener tiempo suficiente para todo, como si las horas de mi dia no fueran bastantes. En eso ha influído mucho el hecho de que mis hijos sólo se lleven 20 meses entre si.
      Lo importante es que cada uno encontre su equilíbrio; para nosotros el sexo ha sido fundamental para nuestra “readaptación” después del nacimiento de los hijos, pero no ha sido por eso que opté por la lactancia mixta. Simplemente, pasados los primeros meses (en los que disfruté, y mucho, de darle el pecho en exclusiva a mis bebés!), se fue volviendo una experiencia demasiado exigente, y el biberón permitia que otra persona que no yo misma pudiera alimentarlos. Y no hay que tener miedo de decirlo! También es verdad que lo hice con ambivalencia, pero al final cada uno puede lo que puede.

  7. Me ha encantado, como dices cuando estas el cama en mi caso con el peque en medio, la gata al otri lado…papá con miedo a espachurrar al peque y tal es difícil hasta darse un beso, pero hay muchos más sitios, muchas más horas… las siestas que ricas!!!!, cualquier momento es bueno para ser cómplices un rato y luego…pues ya se verá. Sige por ahí…vas muy bien

  8. Pingback: Repaso dominical a la Multiblogosfera (4ª semana de febrero 2013) - Somos Múltiples

  9. Pingback: El sexo despues de ser madre | La Orquidea Dichosa. Blog para madres y padres

  10. Pingback: El sexo despues de ser madre | La Orquidea Dichosa. Blogs para madres y padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s